Unión Europea imponen sanciones a Nicolás Maduro y a varios altos funcionarios

Las principales naciones europeas están considerando imponer sanciones a los venezolanos Nicolás Maduro y varios altos funcionarios por su reciente represión contra los opositores políticos, aunque las divisiones continúan sobre el momento de cualquier acción por temor a descarrilar una salida negociada a la crisis del país, según ha sabido The Associated Press.

Las restricciones financieras y de viaje están siendo evaluadas por un grupo central de cinco naciones, U.K., Francia, Alemania, España y los Países Bajos, antes de ser presentadas al Consejo Europeo, dijeron diplomáticos y miembros de la oposición venezolana con conocimiento del plan.

Un total de cinco fuentes hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizadas para discutir las deliberaciones públicamente.

Si bien Maduro se encuentra entre una docena de funcionarios que podrían recibir sanciones, no se ha tomado una decisión definitiva, dijeron dos personas. El grupo aún debe violar las divisiones internas antes de hacer una propuesta formal al poder ejecutivo de la UE.

Existe un mayor consenso para castigar a los principales miembros de las fuerzas armadas y el poder judicial que han sido fundamentales en la detención de los aliados del líder opositor Juan Guaidó, incluido el ministro de Defensa Vladimir Padrino, cuya familia se cree que vive en España. También está en la lista el ministro de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, uno de los principales ayudantes de Maduro y enviado a las conversaciones con la oposición patrocinada por Noruega, y Jorge Márquez, que es el jefe del poderoso regulador de comunicaciones responsable de desconectar a la emisora ​​española Antena 3 y BBC de Gran Bretaña a principios de este año.

Se está logrando un progreso constante en la construcción de un caso legal sólido para las restricciones, pero el principal obstáculo es el impacto incierto que podría tener en un esfuerzo de mediación de Noruega entre los representantes de Maduro y el líder de la oposición Juan Guaidó, agregaron las fuentes.

“Nuestra prioridad es no imponer nuevas sanciones. Pero tampoco es para relajar la presión sobre los miembros del gobierno venezolano «, dijo un funcionario de la cancillería española. «El objetivo principal en este momento es el diálogo en Noruega».

Después de dos rondas de reuniones en Noruega, la oposición no había acordado para el sábado una tercera ronda programada para comenzar la próxima semana en Barbados, dijeron tres diplomáticos a AP. Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, incluyendo a la mayoría de los miembros de la UE, se comprometió a no volver a la mesa de negociaciones hasta que Maduro esté listo para convocar elecciones presidenciales anticipadas.

El gobierno sueco también confirmó el viernes que recibió conversaciones esta semana entre las principales potencias con intereses en Venezuela. Las conversaciones en Estocolmo no contaron con la participación de ninguna de las partes en la lucha por el poder venezolano, pero sí incluyeron diplomáticos de Rusia, el principal respaldo financiero y militar de Maduro, así como Enrique Iglesias, el nuevo enviado de la UE para Venezuela.

Hace casi dos años, el gobierno de Trump agregó a Maduro a su lista de sanciones de ahora más de 100 funcionarios e informantes venezolanos cuyos activos estadounidenses están congelados y a quienes se les prohíbe hacer negocios con estadounidenses.

Pero la UE ha sido más lenta que EE. UU. Y Canadá para enfrentar a Maduro, temiendo que pueda arruinar la posibilidad de una solución negociada al estancamiento político que ha exacerbado la miseria en un país donde más de 4 millones de personas (casi el 15% de la población) Ha migrado en busca de trabajo y comida al exterior. El enfoque cauteloso de la UE ha generado críticas de los miembros de la oposición de Venezuela, que creen que proporciona oxígeno al gobierno de Maduro.

Un factor que ahora influye en la consideración de las sanciones por parte de la UE es la reciente represión política del gobierno venezolano, en la que el jefe adjunto del congreso controlado por la oposición fue arrestado. Otros 18 legisladores han sido despojados de su inmunidad parlamentaria de enjuiciamiento.

Maduro ha argumentado que la represión se centró en los legisladores que respaldaron un levantamiento militar fallido el 30 de abril, que Guaidó dijo que era un intento de restaurar la democracia de Venezuela.

La UE, que está tratando de allanar el camino para elecciones libres y justas al tiempo que garantiza la entrega de ayuda humanitaria al país a través del Grupo de Contacto Internacional, no ha descartado sanciones en sus declaraciones públicas. Cualquier sanción de la UE requeriría el apoyo de los 28 miembros del bloque, cuatro de los cuales, Italia, Grecia, Eslovaquia y Chipre, no reconocen a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela. Gran Bretaña ha sido el defensor más fuerte de las sanciones.

«El momento político de las sanciones es importante y eso es lo que dificulta el consenso en este momento», dijo un importante diplomático de la Unión Europea. «Pero eso podría cambiar muy rápidamente si las conversaciones de Oslo fracasan o si se producen nuevos arrestos en Venezuela».

Además de un embargo de armas y la prohibición de exportar equipo antidisturbios desde 2017, el Consejo Europeo ya ha congelado los activos de 18 personas y les ha prohibido viajar al territorio del bloque. La vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez y el jefe del partido socialista Diosdado Cabello se encuentran entre los que han sido sancionados anteriormente, pero hasta ahora la UE se ha abstenido de atacar al propio Maduro.

La oposición está tratando de persuadir a la UE de que adopte las nuevas sanciones para presionar a Maduro para que acepte una elección presidencial justa y transparente supervisada por observadores internacionales. Argumenta que las sanciones de los Estados Unidos fueron instrumentales para obligar a varios de sus integrantes a cambiar de lealtad y apoyar el levantamiento militar.

Subrayando esa estrategia, Lilian Tintori, la esposa del destacado activista de la oposición venezolana Leopoldo López, se reunió el viernes con el ministro de Relaciones Exteriores de España y pidió al país ya la UE que refuercen las restricciones y aumenten «la presión sobre la cruel dictadura de Nicolás Maduro».

En ese sentido la eurodiputada Beatriz Becerra sostuvo por medio de su cuenta oficial de la red social Twitter, «Esta información que avanza AP, sobre la posible adopción de sanciones de la Unión Europea contra Nicolás Maduro, Padrino López y otros jerarcas del régimen que tiraniza Venezuela es importante».

La Unión Europea (UE) pidió este jueves la liberación inmediata del diputado venezolano Edgar Zambrano

Reseñado por albertonews.com

Loading...