Eclipse solar anular formó un “anillo de fuego” visto desde Argentina

Eclipse solar anular formó  un “anillo de fuego” visto desde Argentina

Un eclipse solar anular formó este domingo un “anillo de fuego” alrededor de la Luna y motivó llantos y aplausos entre rituales místicos en el sur de Argentina, donde -como en Chile– se percibió el fenómeno con mayor plenitud antes de apreciarse en África.

Durante 44 segundos, cerca de las 10H44 locales (13H44 GMT) cientos de aficionados, curiosos y turistas se emocionaron al ver un anillo rojo muy nítido que rodeó la Luna.

Su visibilidad estuvo amenazada minutos antes por las nubes en la provincia patagónica de Chubut, a más de 1.900 km al sur de Buenos Aires.

Con máscaras de soldadura, lentes con filtros especiales o simples accesorios artesanales armados con cartón y papel, los aficionados esperaron desde muy temprano el espectáculo astronómico, que algunos vivieron escuchando música electrónica y otros con los sonidos intensos de los boles tibetanos de meditación.

“Es muy fuerte ver esto, realmente la naturaleza te espeluzna, vi un anillo ardiendo perfectamente bailando alrededor de la Luna”, contó Adrián González a varios medios locales en la localidad patagónica de Caleta Sara.

La Luna se interpuso entre el Sol y la Tierra dando lugar al primer eclipse de 2017, y provocando momentos de oscuridad en plena mañana en el sur de Argentina y Chile, antes de que pueda ser apreciado en África central.

Con vientos de hasta 60 km por hora, el fenómeno había comenzado a apreciarse después de las 09H23 locales (12H23 GMT)-, sobre todo en la provincia de Chubut, donde se observó un notorio descenso de la marea, como si fuera de noche.

En Sarmiento, una ciudad petrolera de la Patagonia de poco más de 11.000 habitantes, cientos de aficionados observaron en su mayor plenitud el ocultamiento del Sol, donde se anunciaba hasta en un 97%, según los especialistas.

Cazadores de astros 

“Ya he visto seis eclipses anulares, y todos son diferentes”, dijo a la AFP Josep Masalles Román, un ‘cazador de eclipses’ que llegó a Sarmiento desde Barcelona.

Alemanes, españoles y una gran mayoría de argentinos viajaron a esta tierra remota, árida y fría, pero Masalles Román, aficionado de la astronomía, explicaba muchos detalles, después de haber presenciado 24 eclipses en distintas partes del mundo.

Estaba previsto que el fenómeno fuera visible en una franja de 100 km a través de Chile, Argentina, Angola, Zambia y República Democrática del Congo.

Hacia las 15H15 GMT el fenómeno comenzó a observarse en Africa. Primero en la ciudad costera de Benguela, en Angola, y luego en Zambia y en República Democrática del Congo, hasta el ocaso.

En Luanda, la capital angoleña, el eclipse fue observado por un público reducido, pero fascinado.

“Es un fenómeno que se produce poco, es por ello que vinimos en familia”, dijo Timoteo Mputu.

“Es la primera vez que asisto a este fenómeno. Estoy muy contenta pero no puedo verlo muy bien porque me duelen los ojos”, dijo otra espectadora, Providencia Luzolo.

GPS del ‘anillo de fuego’

El episodio astronómico debutó en pleno corazón del océano Pacífico al salir el Sol, y alcanzó el continente sudamericano por la ciudad chilena de Coyhaique.

Luego de Argentina y antes de Africa, el eclipse podía observarse en el Atlántico Sur, pero sólo por los navíos que se encontrasen “en el lugar y el momento adecuados”, dijo a la AFP Terry Moseley, de la Asociación Astronómica Irlandesa (IAA).

El eclipse anular se produce cuando la Tierra, la Luna y el Sol se alinean. El eclipse dura unas dos horas, pero el alineamiento total menos de un minuto.

Pero incluso cuando están perfectamente alineados, la Luna está tan lejos de la Tierra que no logra cubrir completamente al Sol, lo que crea la impresión de un “anillo de fuego”.

Cuanto más nos alejemos de la zona de visión, más pequeña será la parte del Sol tapada por la Luna. Así, Santiago verá el 64% del espectáculo, Rio de Janeiro el 53%, Lagos el 36% y Ciudad del Cabo el 52%, según el IAA.

FUENTE DLA

Loading...

Share this post